Bioeléctrica invertirá U$S 12 M para generar más biogás a partir del maíz

Las centrales de bionergía de Río Cuarto incrementarán más del 40% de su potencia en 2020.

En los próximos dos años, la empresa Bioeléctrica aumentará la generación de biogás mediante la ampliación de sus dos plantas con sede en Río Cuarto, que pasarán de 1 a 5,6 megavatios, una potencia para abastecer a cerca de 4.500 hogares.

La firma, integrada por 58 productores agropecuarios y asociada a la generadora de etanol Bio 4, obtuvo la adjudicación de dos proyectos de energía renovable en el programa RenovAr 1 y otros dos en el RenovAr 2.

“La central en funcionamiento ya produjo casi 16.000 megavatios; está en operaciones hace casi dos años. Fue la primera planta del RenovAr 1 en conectarse a la red (en julio pasado)”, explicó el presidente de Bioeléctrica, Germán Di Bella, a Vía Renovable.

Bioléctrica obtiene 160 dólares por cada megavatio hora despachado al Sistema Argentino de Interconexión (SADI). El compromiso de abastecimiento, formalizado en un contrato celebrado con Cammesa, es por 20 años.

Dentro de esta licitación, el empresario precisó que están avanzadas las obras para incrementar la capacidad de sumistro. En rigor, se trata de la ampliación de la planta existente de 1 MW y de la puesta en marcha de otra central de 2 MW, infraestructura que estará habilitada en agosto próximo.

Paralelamente, la empresa está a la espera de la firma de los otros dos contratos enmarcados en el RenovAr 2, lo que sucederá antes de mayo. A partir de ahí, tendrá un plazo de 18 meses para despachar la potencia adicional al Sistema Argentino de Interconexión (SADI), también a un precio de 160 dólares el MW/h.

El plan contempla la incorporación de motores alemanes y fermentadores en ambas plantas que incrementarán la capacidad en 1,2 MW cada una. “Esto implicará la inversión de unos 12 millones de dólares”, acotó Di Bella.

Así, el emprendimiento abastecerá a un número de usuarios domiciliarios “cercano al 10% del consumo de la ciudad de Río Cuarto”, estimó. En cuanto a la demanda laboral, remarcó que cada mega supone la creación de 7 puestos de trabajo directos y 16 indirectos, es decir unos 125 empleos hacia 2020.

La tecnología empleada es bastante similar, salvo por el insumo empleado. La primera central genera biogás a partir del silo de maiz y estiércol de vaca y cerdo. “Los nuevos proyectos funcionarán en base a vinaza de maiz (y estiércol), que es un subproducto de la destilación del alcohol que produce Bio 4”, indicó Di Bella.

Consultado sobre la génesis del emprendimiento, el empresario remarcó que en buena medida se creó para promover la demanda local de maíz y, de este modo, brindar un incentivo para la explotación del cereal como una alternativa competitiva frente a la soja. “Motivamos que quienes inviertan sean productores agropecuarios y que entreguen su maíz a su propia planta (de generación)”, dijo.

En cuanto a la potencialidad de este modelo de producción de energía, puso como ejemplo a Alemania, que tiene “más de 9.000 plantas que convierten un millón de hectáreas de maíz en energía. Argentina, con 100 millones de hectáreas de maíz, puede transformar muchas de ellas en energía”.

Cómo funciona

“El corazón de las plantas son los fermentadores, unos tanques muy similares a los silos”, que almacenan toneladas de residuos del maíz y estiércol. Las bacterias de este último degradan el maíz, generando fertilizantes (que vuelven a los cultivos) y gas metano para hacer andar el motor que produce electricidad. Con la ampliación de la capacidad, se requerirán 600 toneladas diarias de maíz.

Foto: gentileza www.bioelectrica.com

 

Compartir:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *