Chateau Harmonie, el condominio con energía geotérmica

El emprendimiento inmobiliario será el primero en usar esta fuente renovable para la climatización y provisión de agua caliente sanitaria.

El complejo de cinco edificios que el Grupo Canter construye en el oeste de la ciudad Córdoba tiene un combo de energía geotérmica y eficiencia que permitirá un ahorro del 77% del consumo energético global, estimado en kW/h día.

El sistema geotérmico, que es el primero usado a esta escala en  la provincia, aportará la mayor parte de la energía para calefaccionar y refrigerar 300 departamentos de Chateau Harmonie. Esta tecnología, además, entregará agua caliente sanitaria (cocina y baños) para cada unidad y para una piscina de uso común.

Con ello, “la emisión de gases de efecto invernadero disminuye 70% y llegamos a economizar un 24% de la factura de energía”, apuntó a Vía Renovable José Acevedo, titular del Grupo Canter, quien agregó que ya se instaló el sistema geotérmico de la primera torre, actualmente en construcción y con fecha de inauguración para dos años.

Los edificios están “desenganchados” de la red de gas natural, pues cubren su demanda con un mix aportado por la geotermia y la red eléctrica. Cada departamento vendrá equipado con una cocina de inducción eléctrica y bocas para la instalación de Fancoil, una suerte de “ventilador” que emite aire -caliente o frio- inyectado por el dispositivo geotérmico, cuyo costo ronda los 17 mil pesos.

También habrá  “ahorro” en los llamados espacios técnicos de las edificaciones, ya que se suprimieron tubos y nichos para el tiraje de calefones, calefactores y calderas, así como aireacondicionados e instalaciones de gas. Ello permite recuperar al menos un metro cuadrado por departamento.

Con esta tecnología el costo inicial se incrementa unos 20 mil pesos por departamento respecto del gas natural, pero al ser una fuente renovable la ecuación económica es ventajosa a mediano plazo. De todos modos, esta inversión es absorbida por la desarrollista, aclaró Acevedo.

A partir de los 30 metros de profundidad, la temperatura bajo tierra se mantiene constante. En la ciudad de Córdoba, el registro térmico en el subsuelo es de 17° (+-2). Los sistemas geotérmicos aprovechan esta característica. 

Sus principales componentes son: 1- una bomba geotérmica que extrae energía térmica del suelo en invierno transfiriéndola al interior, mientras que en verano extrae el calor del interior y lo devuelve al subsuelo. 2- una sondas a 50 metros de profundidad por donde circula agua; 3- este líquido se traslada por un circuito cerrado, climatizando los departamentos con ayuda del  fancoil, un dispositivo que disipa calor o frío.

La cocina del ahorro energético

La apuesta por la energía renovable forma parte de un concepto edilicio concebido para maximizar la eficiencia energética, en el que trabajó Nova Vektors, una firma de base tecnológica alojada en la incubadora de empresas de la Universidad Nacional de Córdoba.

“Hicimos simulaciones para buscar un equilibrio entre energía, consumo de recursos y eficiencia energética, pero siempre mirando el balance comercial, utilizando estrategias que no incrementen el costo de los departamentos”, dijo Oscar Oviedo, de Nova Vektors.

“En este sentido, encontramos un pool de soluciones al mismo costo que los de una casa tradicional, pero con una reducción de la demanda de energía. Es un nuevo modelo de negocio que va generar un cambio en la forma de construir en la ciudad de Córdoba”, agregó Oviedo.

Las claves: aislamiento térmico y acústico empleando nuevos materiales; prioridad de la luz natural, con iluminación led como complemento; maximización de espacios internos y recolección de agua de lluvia. “Cuando este tipo de soluciones se piensan en la etapa de diseño se incrementan muy poco los costos”, apuntó Oviedo.

Para comparar la respuesta de las tecnologías tradicionales y las soluciones más eficientes, Nova Vektors midió la demanda de una familia tipo. “Monitoreamos la demanda diaria del televisor, heladera, cafetera y microondas, determinando el consumo a lo largo de 365 días del año“, agregó Oviedo.

También se hicieron simulaciones bioclimáticas para determinar los consumos de calefacción y refrigeración, en función de distintos tipos de aislamientos (envolvente) de las unidades y del complejo. “Comparamos esos datos con el consumo propuesto, y la diferencia entre uno y otro nos permitió calcular los ahorros”, concluyó el especialista.

Compartir:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *