Cuatro claves del modelo santafesino de fomento a las renovables

La Provincia otorga incentivos tarifarios a la generación distribuida, créditos verdes y capacitación laboral. Tiene en carpeta, además, 60 proyectos de energías limpias por unos U$S 300 millones.

Santa Fe es pionera en materia de energías renovables. Mientras el sector espera la sanción de la ley nacional de Generación Distribuida, la Provincia ya habilitó la implementación de este esquema que posibilita a usuarios residenciales generar energía limpia para autoconsumo e inyectar el excedente a la red.

Al mismo tiempo, el Gobierno avanza en otras tres líneas de acción: una amplia convocatoria a proyectos de energías renovables, el impulso a la generación de biogás y la formación de recursos humanos para acompañar el despegue de la industria y la creciente demanda de mano de obra calificada.

En cuanto a la generación distribuida, la Provincia lanzó hace un año Prosumidores, el programa que contempla un subsidio a la energía entregada por los particulares al sistema, quienes gozan de un precio 10 veces más alto que el fijado en el Mercado Eléctrico Mayorista.  El mecanismo, conocido como Feed in tariff, busca facilitar el repago de la inversión en paneles solares, medidores y demás equipamiento para la autogeneración domiciliaria.

Aunque tiene un alcance acotado a 200 beneficiarios, la iniciativa comenzó a dinamizar la cadena productiva local. “Esto nos llevó a tener más proveedores de equipos, con bajas de casi 50% en precios de paneles solares en un año, y mano de obra que instala y controla estos equipos. La Empresa Provincial de Energía, además, desarrolló el sistema contable y administrativo para tener registrada en la factura la inyección de energía”, explicó a Vía Renovable Verónica Geese, secretaria de Energía de la provincia (a la derecha de la foto).

Cuando se puso en marcha el programa, la inversión en equipos era de entre 120 mil a 140 mil pesos, con un plazo de amortización de 8 años, subsidio de por medio. Hoy el costo se aproxima a los 60 mil pesos, destacó Geese, que estuvo en Córdoba junto a su segundo, Maximiliano Neri, participando de la Cumbre de Economía Verde.

Con esta experiencia en marcha, la funcionaria puntualizó que la provincia está bien preparada para instrumentar la futura ley nacional de generación distribuida y adelantó que su cartera analiza la puesta en marcha de un Prosumidores fase II, con la idea de abarcar, además de hogares, emprendimientos con más capacidad de generación, como el sector comercial.

Una apuesta a las  inversiones

En paralelo, la Provincia motoriza la puesta en marcha de emprendimientos de generación limpia, mediante un llamado abierto y público. “Hicimos una convocatoria amplia a empresas, emprendedores, municipios, comunas y otros interesados en desarrollar proyectos de energías renovables”, dijo Maximiliano Neri, subsecretario de Energías Renovables (al centro de la foto).

El funcionario señaló que se presentaron 60 proyectos por un monto aproximado de 300 millones de dólares, con tecnologías solar fotovoltaica, hidráulica, biomasa, biocombustibles y sistemas híbridos. “Acabamos de cerrar la convocatoria y ahora una Mesa Ejecutiva evaluará cuáles son los proyectos más interesantes”, puntualizó Neri.

Para el subsecretario, la Región Centro -que también integran Entre Ríos y Córdoba- debe apostar al segmento de las bionergías. “Entendemos al biogás, a los biocombustibles y a la biomasa como la identidad real de nuestra zona. Venimos trabajando fuertemente con programas específicos, como una línea de créditos para pymes destinada al desarrollo de iniciativas en energías renovables, y en programas de eficiencia energética”.

“Hace poco -continuó- lanzamos el programa Producción + Energética, que busca fomentar proyectos de empresas que quieren desarrollar biogás; en particular está apuntado a la producción porcina, sector donde vimos un mayor potencial en lo inmediato. Es importante que encontremos una identidad autóctona en las renovables y que no compremos los modelos que vienen de afuera, empaquetados para otro tipo de negocios, que si bien sirven y empujan, nuestra impronta es la bioenergética”.

Hacia un ecosistema local

Con estas medidas el Estado provincial apunta a la creación de un ecosistema de las energías renovables, en el que participen el sector público, las empresas y proveedores locales, promoviendo el empleo en este incipiente segmento. Al respecto, la Secretaría viene realizando cursos de capacitación para instaladores de calefones solares, oferta que ahora amplía a la energía solar fotovoltáica. “Además del costo de los equipos, la falta de mano de obra capacitada para instalar equipos es un obstáculo para la expansión de las renovables; estamos haciendo una apuesta grande en este sentido”, concluyó Neri.

Foto: gentileza santafe.gob.ar/noticias

Compartir:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *