Desarrollo sostenible: se reduce la proporción de energía usada por unidad del PIB

Un relevamiento mundial realizado por cinco organismos internacionales señala una caída de la intensidad energética a nivel global.

El mundo no está bien encaminado para el logro de las metas en materia de energía para 2030 establecidas dentro del marco de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), pero se están realizando verdaderos avances en ciertas áreas; en concreto, la ampliación del acceso a la electricidad en los países menos adelantados y la eficiencia de la energía industrial, de acuerdo con un nuevo informe de cinco organismos internacionales.

El trabajo se denomina Tracking SDG7: The Energy Progress Report (Seguimiento del ODS 7: El informe de progreso en materia de energía), y fue difundido el 2 de mayo en el Foro de Energía Sostenible para Todos celebrado en Lisboa (Portugal). Es el examen más exhaustivo de los avances hacia las metas mundiales en materia de energía relacionadas con la electricidad, las cocinas limpias, la energía renovable y la eficiencia energética.

El escrito se basa en datos oficiales a nivel nacional. En cuanto a eficiencia energética, las principales conclusiones son las siguientes:

  • Cada vez hay más evidencias de la desconexión entre el crecimiento y el uso de energía. El producto interno bruto (PIB) mundial creció casi dos veces más rápido que el suministro de energía primaria en 2010-­15. El ritmo de crecimiento de la economía superó al del aumento del uso de energía en todos los grupos de ingresos y en todas las regiones, salvo Asia occidental.
  • A nivel mundial, la intensidad energética (la proporción de energía usada por unidad del PIB) disminuyó a un ritmo acelerado del 2,8 % en 2015, la caída más rápida desde 2010. Esto mejoró el descenso anual promedio de la intensidad energética hasta el 2,2 % durante el período 2010-15. Sin embargo, el desempeño sigue estando por debajo del descenso del 2,6 % anual necesario para cumplir la meta del ODS 7 de duplicar la tasa mundial de mejora de la eficiencia energética para 2030.
  • La mejora de la intensidad energética industrial, que se mantiene en el 2,7 % anual desde 2010, fue especialmente alentadora, ya que se trata del sector con mayor consumo en términos generales. Los avances en el sector del transporte fueron más modestos, especialmente en el caso del transporte de carga, y plantea un especial desafío para los países de ingreso alto. En los países de ingreso bajo y mediano, la intensidad energética del sector residencial está aumentando desde 2010.
  • Con inclusión de Japón y Estados Unidos, 6 de los 20 países que representan el 80 % del suministro total de energía primaria del mundo lo redujeron en 2010-15, aunque su PIB siguió aumentando, lo que indica un pico en el uso de energía. China e Indonesia se destacaron entre las economías en desarrollo que consumen mucha energía, con una mejora por encima del 3 % anual.

Fuente: Banco Mundial

Compartir:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *