Dos investigadores del Conicet, premiados por innovar en el campo de las renovables

Los científicos recibieron la Distinción Franco Argentina en Innovación 2017 por sus trabajos de transferencia tecnológica hacia las energías eólica y térmica.

Alejandro Otero y Martín Palazzolo son los científicos del Conicet que recibieron la Distinción Franco Argentina en Innovación 2017 en el ámbito de las energías renovables.

El concurso fue organizado por el Institut Français d’Argentine (IFA), el Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación Productiva de la Nación (MINCyT) y la empresa TOTAL, para promover la transferencia de tecnología entre Argentina y Francia.

Otero, investigador adjunto del Conicet en el Centro de Simulación Computacional para Aplicaciones Tecnológicas, fue distinguido en la categoría senior por su proyecto de desarrollo de un software para hacer simulaciones de vientos, un insumo clave en la planificación de un parque eólico.

Mientras que Palazzolo, becario posdoctoral que se desempeña en la Universidad de San Luis, fue reconocido en la categoría junior por un trabajo sobre nuevos materiales para almacenar energía térmica a partir de un residuo orgánico industrial.

La entrega de premios se concretó días atrás en una ceremonia realizada en la Embajada de Francia en Argentina.

La convocatoria tuvo como objetivo promover la innovación en energías eólica, fotovoltaica, biomasa, geotermal y eficiencia energética; y en las tecnologías de tratamiento del agua. Estuvo destinada a científicos argentinos pertenecientes a universidades y centros de investigación locales.

Simulación de vientos

El proyecto de Otero se denomina “Simulación computacional multiescala de viento en parques eólicos utilizando infraestructura de computo de alto desempeño”.

Según informó el Conicet, el trabajo propone el desarrollo de herramientas que permitan modelar el flujo en el entorno de las turbinas eólicas. Para esto, se analizarán distintas combinaciones de métodos que permitan contar con un abanico de opciones de variado costo computacional de acuerdo con las necesidades operativas de cada caso.

El proyecto contempla ajustar los modelos a las características regionales y locales del recurso eólico y del flujo atmosférico. Los desarrollos serán validados mediante experimentos físicos realizados en túneles de viento y/o resultados de mediciones en parques eólicos reales en los casos que ello sea posible. Para esto se diseñarán experimentos numéricos y físicos que permitan esta validación.

“Recibir esta distinción fue una grata sorpresa y un gran honor. En primer lugar por provenir de la embajada francesa, país con el cual Argentina tiene una de las relaciones de colaboración científica más importante. En segundo lugar por ser en un área de impacto directo sobre la calidad de vida y la relación del hombre con el ambiente y en el año que fue declarado por el estado como Año de las Energías Renovables”, explicó Otero.

“Mi esperanza es que estos desarrollos aporten a facilitar la incorporación de mayor cantidad de energías renovables a la matriz energética nacional”.

En esta categoría, el premio monetario consiste en 12 mil euros, para el desarrollo del proyecto de innovación tecnológica en la centro de investigación.

“A nivel mundial, la energía eólica ocupa un lugar relevante dentro de las energías renovables. En 2015, se añadió un récord de 63 Gigavatios (GW), sumando un total aproximado de 433 GW y se espera que la instalación de nuevas centrales continúe en esta tendencia por varios años. Dada esta expectativa, se necesitan herramientas que faciliten la incorporación de mayores cantidades de energía de esta fuente en los mercados eléctricos”, sostiene el comunicado de Conicet.

Nuevos materiales de almacenamiento

El trabajo de Palazzolo, quien se desempeña en el grupo de Biocatálisis del Instituto de Investigación en Tecnología Química de la UNSL, se llama “Preparación de materiales porosos a partir de lignina como residuo de la industria papelera mediante pirólisis y su uso como soportes ecoamigables para la microencapsulación de PCMs: hacia un prototipo de sistema de refrigeración pasiva de ambientes”.

Según indicó el investigador,  con este proyecto se avanzó en la preparación de nuevos materiales que permiten almacenar energía térmica con un desempeño excelente utilizando como material de partida la lignina, un residuo orgánico industrial de vasta disponibilidad.

Palazzolo desarrolló estos avances durante su estadía posdoctoral en el Institut des Sciences Moleculaires (ISM) de la Université de Bordeaux, Francia, bajo la dirección del doctor Hervé Deleuze y con el financiamiento de una beca del consorcio Erasmus Mundus PUEDES.

En este caso, el premio totaliza los 3.000 euros, según se informó en la apertura de la convocatoria, en agosto pasado.

Fuente: Conicet

Compartir:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *