Industrias cordobesas conformarán una red de eficiencia energética

Un programa de la Subsecretaría de Energías Renovables y Eficiencia Energética impulsa buenas prácticas en el sector productivo.

Las firmas Pauny, Manfrey, Renault y Fadea participan en una experiencia piloto que tiene como objetivo el ahorro de energía en sus plantas industriales. La iniciativa se enmarca en la Red de Aprendizaje de Sistemas de Gestión de la Energía, que impulsa la Subsecretaría de Energías Renovables y Eficiencia Energética de la Nación con el objetivo de promover buenas prácticas en la industria, un sector que explica el 22% de la demanda energética nacional.

“El objetivo de la Red de Aprendizaje de Eficiencia Energética es acompañar a un grupo de empresas de diversos sectores para que mejoren su desempeño energético mediante la implementación de un sistema de gestión de la energía de acuerdo con la ISO 50.001”, explicó en contacto con Vía Renovable, Alejandro Primbas, director de Eficiencia Energética en Sectores Productivos y Transporte.

Por ahora, este programa se lleva adelante en Buenos Aires, Santa Fe, Tucumán y Córdoba. En esta última provincia, se implementa con la participación del Comité de Energía Córdoba (CEC), dependiente del Ciecs-Conicet, en el ámbito de la Universidad Nacional de Córdoba.  Sergio Devalis, integrante del CEC y referente local del proyecto, señaló que el objetivo es sumar hasta 12 empresas cordobesas a la red.

El trabajo allí incluirá un diagnóstico de los consumos energéticos y el diseño de un sistema de gestión de la energía (SGEn) en línea con los estándares de eficiencia que fija la norma ISO 50.001. Una vez que las firmas implementen los SGEn, se buscará que repliquen su experiencia de reducción de consumos entre sus proveedores. Desde el CEC ya están trabajando en la convocatoria, que se lanzará oficialmente en marzo próximo.

Pauny, Manfrey, Renault y Fadea son las que dieron el puntapié inicial, comentó Devalis, quien además destacó que pertenecen a distintos rubros de la industria, que tienen en común ser demandantes intensivos de energía.  Se trata de fabricantes de tractores, elaboración de lácteos, producción automotriz y aviación, respectivamente. También han mostrado interés en participar la Unión Industrial de Córdoba y el sector hotelero.

Las redes de Santa Fe, Tucumán y Córdoba se financian con fondos de cooperación de la Unión Europea. La GIZ de Alemania solventa el proyecto en Buenos Aires.

Oportunidades de ahorro

En cuanto al tipo de asistencia que contempla el programa, Primbas puntualizó que  “la Subsecretaría financia la contratación del equipo de trabajo que acompañará toda la evolución de la red. Este equipo está compuesto por un moderador y un experto técnico. El primero asume responsabilidades tanto en la parte logística, de comunicación y difusión, como en las dinámicas de trabajo y los cursos de los talleres. Los expertos técnicos llevan adelante el análisis preliminar (diagnóstico, línea de base y análisis de brecha) y desarrollan la parte técnica de los talleres en la implementación de un SGEn”.

Se trata de una estrategia de intervención que ya ha probado su eficacia en los países que colaboran con la flamante red nacional argentina. “En Alemania, donde se ha difundido esta metodología, se desarrollaron 30 Redes de Aprendizaje, entre 2008 y 2014, con una duración promedio de 3 años cada una. Las empresas que participaron lograron mejorar su eficiencia energética dos veces más rápido que aquellas empresas que implementaron un SGEn de forma individual durante el mismo período”, agregó el funcionario.

Esto permitió una reducción promedio del consumo energético total de entre el 6 y 10 % por año. Cada empresa que participó de la red implementó un promedio de 10 medidas de eficiencia energética.

“En Argentina, con dos redes en curso, aún no se cuenta con datos que avalen las experiencias internacionales. Sin embargo, aquellas empresas que han implementado un SGEn de forma particular, manifiestan ahorros anuales que pueden oscilar entre 3 y 5% por la simple adopción de un SGEn, y todo lo que trae aparejado en términos de operación y mantenimiento del mismo. Y de entre un 5 y 15% implementando oportunidades de nula o baja inversión detectadas gracias al SGEn”, finalizó Primbas.

 

Compartir:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *