Apuestan a los parques solares de baja potencia para estabilizar la red

En provincia de Buenos Aires ya habilitaron cinco plantas para mejorar el suministro eléctrico en localidades situadas en puntas de línea.

En el marco del Programa Incentivos a la Generación Distribuida (Proinged),  quedaron habilitadas en Olavarría dos nuevas plantas solares que totalizan 200 kilovatios de potencia. Se suman a los 2,3 megavatios licitados el año pasado por el Gobierno provincial.

El plan impulsado tiene por finalidad introducir mejoras en el servicio eléctrico local, reemplazando progresivamente la generación diesel distribuida.

Hasta el momento, el Proinged lleva inaugurados cinco parques de un total proyectado de seis plantas que aportarán generación solar en puntos críticos de la red, según informó la Provincia.

La iniciativa se instrumenta en seis localidades que comparten una serie de características comunes, tales como la cantidad de habitantes (pequeñas localidades), están situadas en puntas de línea de la red de distribución, lo que suele provocar inconvenientes en el servicio eléctrico, dificultades para abastecer la demanda en horas pico de consumo,  sistemas soportes de generación de energía distribuida con combustibles fósiles.

Adicionalmente, este tipo de emprendimientos se caracterizan por promover la generación de empleo local durante su construcción, la formación de recursos humanos especializados en materia de generación renovable, desarrollos productivos locales que requieren mayor disponibilidad eléctrica y la disminución del impacto ambiental al sustituir la generación diesel.

 

Compartir:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *