“La generación distribuida es importante para impulsar las renovables”

Para el diputado Juan Carlos Villalonga, están dadas las condiciones para que el proyecto que contempla la autogeneración sea ley antes de fin de año.

La Cámara de Diputados aprobó el miércoles (13.9.17) el proyecto de ley que habilita a usuarios residenciales, pymes y cooperativas a generar energía renovable para autoconsumo y vender el excedente a la red de distribución.

La iniciativa, conocida como Generación Distribuida, fue girada al Senado para su tratamiento. El diputado Juan Carlos Villalonga, uno de sus impulsores, confìa que la norma podría convertirse en ley este año.

“Creo que el proyecto tal como salió puede ser aprobado rápidamente por el Senado. Ayer se introdujeron correcciones, algunas provincias tenían la preocupación que la ley pudiera avasallar la autonomía y la autarquía de los entes regulatorios. Se buscó que eso quede debidamente saldado. No pretendemos que se apruebe a libro cerrado, pero si se hace una análisis y las consultas que correspondan se verá que el proyecto llegó a una resolución óptima”, dijo Villalonga, en diálogo con Vía Renovable.

El día después de la media sesión, el diputado de Cambiemos llegó a Córdoba para participar de las “Primeras Jornadas de Energías Renovables, Eficiencia Energética y Sustentabilidad”, que organizó la Universidad Blas Pascal (foto).

Villalonga remarcó que la norma es producto de la compatibilización de ocho proyectos. “Es un paso importante para impulsar el segmento de las renovables por el lado de la demanda, del usuario, que es  un campo infinito para la aplicación de estas energías. Además, dará al sector eléctrico más confiabilidad, lo hará más eficiente y más limpio”, agregó.

El dictamen señala que el objeto de la ley es permitir a los usuarios de la red eléctrica generar energía renovable “para su autoconsumo, con eventual inyección de excedentes a la red” y establece “la obligación de los prestadores del servicio público de distribución de facilitar dicha inyección, asegurando el libre acceso a la red de distribución”.

La era del usuario generador

La alternativa de autogenerar no representa mayores inconvenientes en lo concerniente a la tecnología. De hecho, en los últimos años la digitalización de componentes como medidores domiciliarios o el desarrollo de las redes inteligentes crearon las condiciones para el avance hacia ese esquema.

Sin embargo, hay desafíos dado que “es difícil traducir la generación distribuida en normas regulatorias, porque claramente implica un impacto fenomenal y disruptivo en el sector de la distribución”.

Es que la figura del usuario generador contemplada en el proyecto puede cambiar la relación entre la empresa distribuidora y el cliente. “Pasarás de ser un usuario que compra energía a uno que usa la red de distribución para consumir y generar electricidad. La distribuidora, más que darte energía, tendrá que brindarte acceso a la red. El esquema de la prestación del servicio deberá mutar de la provisión de energía a provisión de la red”, puntualizó el legislador.

La parte y el todo

La norma habilita a los usuarios autoabastecerse y vender la energía sobrante, pero también apunta a que las pymes puedan abaratar los costos de la electricidad autogenerando.

“Además posibilitará que la red eléctrica sea más robusta, por ejemplo cuando se produzcan grandes demandas por altas o bajas temperaturas. El sistema interconectado nacional será más eficiente, porque habrá menos tránsito de energía de un punto a otro y por ende menos pérdida. Y, por supuesto, se incrementará la inyección de energía limpia. Los beneficios son generales”.

El factor provincial

Con el avance de la iniciativa a nivel nacional, surge el interrogante en torno a leyes provinciales que contemplan el esquema distribuido, como en el caso de Córdoba, que tiene un proyecto en tal sentido que espera ser sancionado por la Legislatura.

Para Villlonga, “se trata de leyes compatibles. La existencia de una norma nacional se justifica por varias razones, pero si la Provincia quiere tener además un marco regulatorio que otorgue beneficios extras es totalmente compatible”.

Lo  que no debiera haber es contraposición. Creo que la ley nacional actúa como un piso básico o presupuesto mínimo. Los regímenes provinciales coinciden con este piso básico que establece la ley nacional, incluso algunos están por encima. Por lo tanto no hay incompatibilidad”, concluyó.

 

Compartir:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *