La región de Cuyo se posiciona como polo industrial en energía solar

La Empresa Provincial del Estado (EPSE) de San Juan anunció que en 2018 comenzará a fabricar paneles solares. Mientras que la compañía NexTtrucker (EE.UU.) se apresta a producir estructuras de acero en Mendoza.

Las provincias de San Juan y Mendoza se encaminan a convertirse en actores clave en la cadena industrial de la energía solar fotovoltaica. Con pocas horas de diferencia, trascendió  que la Empresa Provincial del Estado (EPSE) de San Juan puso fecha a la apertura de su fábrica de paneles solares, mientras que la norteamericana NexTracker anunció la instalación en Mendoza de una planta para la producción de estructuras móviles de acero (truckers) destinadas a módulos fotovoltaicos.

Ambos emprendimientos comenzarán a funcionar en 2018, lo que instalará a la región como un polo industrial en el segmento de la energía solar. Un dato ineludible es que se trata de emprendimientos productivos que abarcan dos segmentos complementarios de la cadena productiva del sector.

El presidente de EPSE, Victor Doña, comentó al portal Energía Estratégica en qué etapa se encuentra la construcción de la planta localizada en el Departamento de Pocito. “Se avanzó con toda la infraestructura previa, a cargo de EPSE, para que se comenzara a hacer trabajos imprescindibles, como telecomunicaciones, provisión de agua potable y de bombeo, estaciones transformadoras, movimientos de suelo, tratamiento de aguas residuales”, dijo Doña, y agregó que el emprendimiento estará operativo a fines del año próximo.

Precisó que la fábrica tendrá tres líneas de producción capaces de elaborar alrededor de 230 mil paneles solares por año. Cada módulo tendrá una capacidad de 300 W, lo que equivale a 70 MW.

El plan de obras, a cargo de la empresa alemana Schmid Branch Argentina, contempla la construcción de tres plantas en una superficie aproximada de 41 mil metros cuadrados. Allí se fabricarán los paneles solares así como la mayoría de sus componentes, tales como lingotes de silicio solar, obleas y celdas cristalinas.

Por su parte, NexTracker es una reconocida elaboradora de truckers o estructuras móviles donde se asientan los módulos fotovoltaicos. Esta tecnologìa posibilita orientar los paneles en dirección al desplazamiento del sol. El principal producto de la compañia son los componentes estructurales de acero (tubos y perfiles), que incluyen el motor, engranajes, cojinetes y hardware y software de control.

Según informó el diario mendocino La Jornada,  en una primera etapa la estrategia empresarial involucrará el desarrollo de proveedores para la compra de materia prima y la fabricación local de los dos principales componentes metálicos de la estructura que provee la empresa a sus clientes

El subsecretario de Energía y Minería de Mendoza, Emilio Guiñazú, hizo hincapié en la importancia de la instalación de una empresa de esta envergadura que desembarca con tecnología de avanzada y desarrollando una amplia cadena de proveedores que permitirán producir todos los componentes necesarios en la provincia.

“Cada megavatio de energía solar lleva en promedio 50 toneladas de estructuras livianas para su seguimiento. Si en Argentina se van a instalar 1.000 megavatios de energía renovable por año, de los cuales 500 pueden ser solares, estamos hablando de 25 mil toneladas por año de estructuras livianas, que es el primer componente que se va a incorporar al contenido local. Si Mendoza puede captar 25% del mercado, estamos hablando de 625 toneladas/año de estructura liviana, que para el sector metalmecánico mendocino es extremadamente importante”, apuntó el funcionario a La Jornada.

Compartir:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *