Los proyectos RenovAr sumaron 5.000 empleos directos

Las grandes plantas de energía renovable incorporarán unos 17.000 trabajadores en los próximos tres años.

La cadena de valor del sector de las energías renovables consta de cuatro eslabones principales: el desarrollo de proyectos, la fabricación y distribución de equipos, la construcción e instalación, y la operación y mantenimiento.

Un estudio de la Subsecretaría de Energías Renovables estableció que se crearon 5.000 empleos directos en los dos últimos eslabones de la cadena de valor, a partir de los proyectos adjudicados en el programa RenovAr (rondas 1, 1,5 y 2).

El informe, difundido el jueves (23.8.18), analiza el impacto en el mercado laboral de las actividades de construcción, instalación, operación y mantenimiento de las plantas de energía renovable surgidas en el marco del programa nacional.

El reporte indagó los datos que surgen de nueve proyectos habilitados comercialmente y de otros 50 que se encuentran en construcción. Esta etapa, que además comprende la instalación, tiene un plazo máximo de tres años, que es el periodo de duración de los empleos en este eslabón de la cadena productiva.

El relevamiento distingue entre tareas de construcción e instalación, con un periodo de trabajo de hasta tres años, y operación y mantenimiento (O&M), con un horizonte laboral más prolongado (hasta 20 años).

Al proyectar el impacto de los 157 emprendimientos adjudicados en las tres compulsas nacionales, más otros 10 proyectos (Resolución 202/16), la Subsecretaría de Energías Renovables estimó que en los próximos dos a tres años se crearían 14.954 empleos. De ese total, 13.118 se concentrarán en construcción e instalación y otros 1.835 en operación y mantenimiento (O&M), afirma el documento.

Estas plantas supondrán 4.966 GW de po­tencia renovable. La tecnología eólica predomina con 2.911 MW (59% del total), seguida de la so­lar fotovoltaica, con 1.742 MW (35%).

Mercado a término

El relevamiento estimó además la incidencia laboral que tendrán las plantas que abastecerán el Mercado a Termino de Energías Renovables, donde los generadores pueden celebrar contratos con grandes usuarios eléctricos. Según el estudio, el Mater aportará 2.273 puestos de trabajo en la etapa de construcción y otros 220 en la fase de O&M.

Hasta la fecha, 44 generadores – que totalizan 1.080 MW- recibieron prio­ridad de despacho por parte de CAMMESA para comercializar con grandes usuarios en el mercado a término.

Contabilizando RenovAr y Mater, la cifra de trabajadores ascenderá a 17.400, según el reporte.

Comportamiento sectorial

El trabajo puso la lupa en el aporte de cada tecnología al mercado laboral. Se computan las fuentes eólica, solar fotovoltaica, biomasa, biogás, biogás de relleno sanitario (BRS) y pequeños aprovechamientos hi­droeléctricos (PAH).

A tal fin, se exploró la generación de empleo directo por MW de potencia  instalada, lo que arrojó algunos datos novedosos.

El reporte estableció un Indicador de generación de empleo directo de las energías renovables por MW (IEDER).
El reporte determinó un Indicador de generación de empleo directo de las energías renovables por MW (IEDER).

Por ejemplo, se observa que los proyec­tos de biogás son los más demandantes de mano de obra por cada MW instalado, fundamentalmente en la fase de construcción, especialmente durante los dos primeros años, con un promedio de 13 trabajadores en la obra civil, montaje y la obra electromecánica del proyec­to. En O&M esta tecnología requiere en 4 y 5 trabajadores.

El sector de la bio­masa presentan un comportamiento semejante al del biogás. Durante el segundo año, realizan gran parte de la obra civil y el montaje electrome­cánico y ello refleja un incremento en la demanda de empleo (el IEDER pasa de 4,3 a 7,3 del primer al segundo año).

Por este motivo, se remarca que las bioenergías muestran un alto potencial para la generación de empleo, promoviendo trabajo lo­cal en regiones donde las demás tecnologías reno­vables aún no se han desarrollado.

También se destaca el aporte de los pequeños aprovechamientos hidroeléctri­cos (PAH), que son trabajo-intensivos durante la eta­pa de construcción. En los dos años iniciales se requieren 13 empleos/ MW.

En las tecnología eólica y la solar fo­tovoltaica la demanda de empleo por MW es significativamente inferior a las demás fuentes analizadas. Según el estudio, esto se explica, en el caso de las plantas solares, debido “a la menor complejidad que demanda la construcción; mientras que en el caso de los parques eólicos, respondería al gran tamaño y a la experiencia internacional en la instalación y el desarrollo.”

En ambos casos, el factor de escala es considerable e influye fuertemente en el índice de demanda de empleo. En promedio para las ofertas del programa RenovAr, estas plantas son cinco veces más grandes que los proyectos de biomasa y hasta veinte veces más que los pequeños aprovechamientos hidroeléc­tricos (PAH) y las plantas de biogás.

El IEDER en la etapa de O&M es de 0,2 para ambas tecnologías. En la construcción, el índice es de 1,6 a 1,9 para la eólica, y 2,3 a 2,8 para solar fotoltaica.

Descargá el Informe Empleo renovable 2018

 

Compartir:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *