Mendoza adhirió a la ley nacional de generación distribuida

Para la norma provincial son "objetivos de política energética" la generación distribuida, el almacenamiento energético y la gestión de la demanda.

La Cámara de Diputados de Mendoza sancionó la adhesión a la ley nacional 27.424 Régimen de Fomento a la Generación Distribuida de Energía Renovable.

La disposición declara de “interés provincial los recursos de energía distribuida compuestos por Generación Distribuida, Almacenamiento Energético y Gestión de la Demanda”.

El Poder Ejecutivo, a través de la Autoridad de Aplicación, tendrá a su cargo la planificación de las políticas públicas fijadas en la presente ley, para la potencial reducción de costos del sistema eléctrico en su conjunto y la protección de los derechos de los usuarios en cuanto a la equidad, la no discriminación y libre acceso en los servicios e instalaciones de transporte y distribución de electricidad.

Dichas políticas tenderán también a promover la investigación, el desarrollo tecnológico, la generación de incentivos e inversión en recursos de energía distribuida y red eléctrica inteligente en la provincia, respetando los principios de sustentabilidad económica, social y ambiental.

Se propenderá, asimismo, a promocionar las inversiones en investigación, desarrollo y fabricación de equipos de generación de energía eléctrica a partir del uso de fuentes renovables.

De igual forma, busca establecer las condiciones necesarias para el desarrollo futuro de microredes, construcción inteligente, integración de vehículos eléctricos a la red de distribución y demás innovaciones tecnológicas relacionadas.

La Función Regulatoria será ejercida por el Ente Provincial Regulador Eléctrico (EPRE), en tanto que la autoridad de aplicación será la Secretaría de Servicios Públicos.

En detalle

La normativa precisa que el Régimen de Recursos de Energía Distribuida estará compuesto por equipamiento de generación de pequeña y mediana escala conectado a la red pública de distribución; las tecnologías que permiten almacenar la energía eléctrica generada y liberarla cuando sea necesario; y la modificación de la demanda de energía eléctrica por parte del usuario, a través de la reducción o cambio en la modalidad de uso de la misma durante horarios determinados en respuesta a sistemas tarifarios basados en tiempo de uso, en tiempo real u otras modalidades de comercialización, además de otros recursos que surjan a partir de la innovación tecnológica.

Se consideran como fuentes de energía renovables a las definidas en las Leyes N° 6.497, N° 7.549 y N° 7.822 y/o las que en el futuro las modifiquen y/o complementen: eólica, solar, geotérmica, biomasa, gases de vertedero, gases de plantas de depuración, biogás y el aprovechamiento de fuentes de energía hidroeléctrica de los ríos, canales y demás cursos de agua pública.

De igual forma, dispone que el objeto de esta ley será cumplido mediante un Programa de Modernización que contemplará el desarrollo de la regulación de los recursos de energía distribuida y de redes inteligentes en el segmento de Distribución.

Se crea además, a los fines del asesoramiento al Poder Ejecutivo, en el ámbito de la Autoridad de Aplicación y conforme lo establezca la reglamentación, una Mesa de Trabajo integrada por representantes de la Secretaria de Servicios Públicos, el EPRE, el Ministerio de Economía, Infraestructura y Energía, Concesionarios del Servicio Público de Distribución de Energía Eléctrica, Universidades y Catedráticos con acreditados antecedentes en la temática.

En el mismo texto, se define como red inteligente a una red de energía eléctrica equipada con tecnologías avanzadas de medición, automatización, información y comunicación que permita aumentar la confiabilidad, seguridad, flexibilidad y eficiencia del servicio eléctrico; facilitar la incorporación de recursos de energía distribuida; ofrecer nuevos servicios de manera económica y sustentable; mejorar la gestión comercial del servicio y permitir mayor interacción entre los dispositivos de los usuarios finales y el servicio eléctrico. También, diversificar la matriz energética y proveer información en línea a los actores del sistema, de las condiciones del servicio.

Se crea asimismo, el Mercado a Término Mendoza (MTM) a los efectos que los Agentes del Régimen de Recursos de Energía Distribuida puedan suscribir contratos de energía, capacidad, servicios auxiliares y otras modalidades, conforme a la reglamentación.

En otro orden, el Poder Ejecutivo podrá determinar los incentivos y beneficios a fin de promocionar los recursos de energía distribuida y la implementación de la red eléctrica inteligente, a través de fondos provenientes de la Nación y/o de la Provincia, conforme a la reglamentación.

 

 

 

Compartir:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *