Olaeta, otro pueblo cordobés que apuesta a la generación distribuida

El municipio espera ahorrar unos 250 mil pesos al año con paneles solares en edificios públicos.

Con dos pequeñas plantas de energía solar fotovoltaica, el municipio de Olaeta comenzó a generar electricidad para abastecer el consumo de la sede comunal y del centro de salud. La inversión, que totalizó los 200 mil pesos, deja margen para inyectar un excedente a la red de distribución.

Este poblado de mil habitantes, en el departamento Juárez Celman, se convirtió en el segundo de la provincia que incursiona en generación distribuida a través de fuentes renovables.

Lee también: La Rancherita, el pueblo serrano pionero en generación distribuida

Los módulos fotovoltaicos, instalados por la empresa riocuartense Giacobone en los techos de los edificios públicos (foto), funcionan desde principios de abril. El municipio estima que ahorrará unos 250 mil pesos al año en la factura eléctrica, un envión para su sustentabilidad financiera.

Sin minimizar lo económico, el intendente Dario Florit remarcó que el proyecto busca evidenciar que la generación de energía limpia es una apuesta al futuro, aún en pequeños poblados donde los recursos no sobran.

“No podemos seguir quemando combustibles fósiles que contaminan la atmósfera”, dijo Florit a Vía Renovable, y agregó que los gobiernos nacional, provincial y municipal deben comprometerse con la diversificación de la matriz energética.

“El municipio adhirió al Régimen Nacional de Fomento de Generación Distribuida (Ley 27.424), aprobado a fines de 2017, y estamos esperando que la Nación lo  reglamente. También pretendemos que la Provincia regule y promueva este modelo”, dijo el jefe comunal.

Añadió que la comuna y la Cooperativa Electrica de Olaeta firmaron un contrato para que la energía entregada se debite -al mismo precio- del consumo eléctrico de los edificios públicos. Un medidor registra la energía consumida y la inyectada, y a fin de mes promedia el saldo resultante en la factura.

Si bien recién en los próximos días la cooperativa liquidará la primera boleta con este sistema, en función de estudios previos se estima que el resultado será “neutro”. Es decir, el municipio no tendría que pagar una diferencia entre la energía demandada y la inyectada: el ahorro sería del 100%.

En el caso de la sede comunal,  el grueso de la demanda energética se produce por la mañana, en el horario de atención al público. Pasada las 14, las oficinas cierran pero los paneles solares siguen generando electricidad y comienzan a inyectar a la red.

Por otra parte, el gobierno local tiene en agenda poner en marcha una “Granja solar” de 2 MW, para lo cual ha iniciado conversaciones con inversores privados. Mientras tanto ya delimitó un terreno de tres hectáreas para los módulos fotovoltaicos y puso a consideración ante EPEC el proyecto técnico.

Foto: gentileza Puntal.

Compartir:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *