Radiografía del modelo andaluz: energía termosolar, biomasa y eficiencia energética

La comunidad española busca alcanzar un 25% de aporte renovable y una descarbonización del sistema energético del 30% de las emisiones de CO2.

“El escenario energético de Andalucía ha cambiado en la última década, evolucionando desde un sistema centralizado de generación basado en combustibles fósiles, hacia la mayor eficiencia de la generación distribuida, que aprovecha en mayor medida los recursos autóctonos renovables”, explica Joaquín Villar Rodríguez, jefe del Departamento de Internacionalización y Prospectiva de la Agencia Andaluza de la Energía.

El despliegue de la transición energética en esta región del sur de España, con 8,3 millones de habitantes, no deja de sorprender: incrementó un 240% el consumo de fuentes renovables entre 2005 y 2016, muy por encima del ya elevado 100% registrado a nivel nacional. Al mismo tiempo, consiguió una baja del 26% en el consumo de carbón, petróleo y gas natural en la región, detalla Villar Rodríguez.

Para conocer las premisas de este modelo energético, Vía Renovable mantuvo una comunicación por correo electrónico con el experto andaluz, antes de su llegada a Córdoba, donde participará del Seminario Internacional de Turismo Sostenible, que organizan la Agencia Córdoba Turismo y el Comité de Energía Córdoba (Ciecs-Conicet).

Villar Rodríguez (foto) remarca la relevancia de las centrales termosolares en la matriz energética, pues Andalucía fue la primera región de Europa donde se implantaron proyectos comerciales con esta fuente limpia. Actualmente, esta tecnología alcanza una potencia operativa de 997 MW, lo que representa el 43% de la capacidad de toda España.

Con una radiación solar media de 5 kWh/m2 día, Andalucía es la región española con más alto potencial solar. La insolación supera las 3.000 h/año.

En el sector fotovoltaico, continúa el funcionario, la región suma 890 MW -la segunda en potencia a nivel nacional- y más de un millón de metros cuadrados de paneles térmicos de baja temperatura, la mayor instalación en la península Ibérica. Andalucía también lidera el aprovechamiento de la biomasa, con 18 plantas en marcha que aportan 257,48 MW, y en materia de energía eólica la infraestructura alcanza 3.324 MW.

Apuesta estratégica

La Agencia Andaluza de la Energía tiene a su cargo la política energética para la comunidad autonoma que integran las provincias de Almería, Cádiz, Córdoba, Granada, Huelva, Jaén, Málaga y Sevilla. El organismo impulsa programas de ahorro, eficiencia y fomento de las fuentes renovables, de cara al objetivo de descarbonizar y diversificar el sistema energético.

Como apunta Rodríguez Villar, las principales lineas de acción del Gobierno están plasmadas en la  Estrategia Energética de Andalucía 2020 (EEA). Este documento “incorpora conceptos que permiten situar a la ciudadanía en el centro del sistema energético, tales como el autoconsumo, formación e información energética o la gestión colectiva de la energía, para que pueda gestionar adecuadamente su demanda y elegir el origen de la energía que consume”, acota.

El EEA tiene como meta alcanzar un 25% de aporte renovable en el consumo final, 25% de reducción de la demanda y una descarbonización del sistema energético del 30% respecto a las emisiones de CO2 del año 2007. Además, plantea lograr un 5% del mix eléctrico mediante la generación renovable para autoconsumo.

En este marco, el Gobierno andaluz puso en marcha en 2017 un plan de fomento la construcción sostenible, para reorientar el sector hacia parámetros ecoamigables y aprovechar las oportunidades ligadas a la rehabilitación energética. La agencia, además, está desarrollando su Hoja de Ruta de la Movilidad Eléctrica en Andalucía, que  impulsa el desarrollo de las infraestructuras de recarga de los vehículos mediante instalaciones de autoconsumo que aprovechen la energía del sol para generar la electricidad.

“Hemos pasado de duplicar la potencia eléctrica renovable instalada en Andalucía de menos del 20% en 2007 a cerca del 40% en 2016”.

En materia de uso racional y eficiente de la energía, la Agencia creó la Red de Energía de la Administración de la Junta de Andalucía, destinada a promover el ahorro, la eficiencia energética y el aprovechamiento de los recursos renovables en el sector público. Puesto en marcha hace más una década, el programa permitió un ahorro acumulado de U$S 115 millones  y logró una reducción de emisiones de dióxido de carbono por una media anual de 13.200 toneladas.

Las acciones realizadas tienen que ver con la optimización de contratos de suministros energéticos y la gestión unificada; la realización de estudios y auditorias energéticas en edificios públicos; inversiones en equipamiento e infraestructura; y asesoramiento y formación a las entidades adheridas.

En términos más amplios, los programas de incentivos dirigidos a ciudadanos, entidades públicas y empresas para la promoción de proyectos y actuaciones de mejora energética, puestos en marcha entre 2009 y diciembre de 2016, han apoyado un total de 136.800 proyectos con un incentivo de U$S 411 millones que han supuesto una inversión de U$$ 1.397 millones de dólares.

Con estas medidas se han dejado de emitir a la atmósfera más de dos millones de toneladas de CO2/año, el equivalente a retirar de la circulación más de 900.000 vehículos.

Descargá la entrevista completa

Foto: gentileza Agencia Andaluza de la Energía

 

Compartir:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *