Tres opciones para financiar proyectos de eficiencia energética

Existen en nuestro medio alternativas que permiten a las empresas reducir el consumo de electricidad o gas, lo que redunda en más competitividad.

Se puede bajar el consumo de gas, electricidad o agua sin resignar productividad o calidad en los servicios. La clave pasa por la eficiencia energética, un campo hasta hace poco tiempo desatendido en el país, pero del que cada vez se empieza hablar y mirar con más interés.

Es que con la suba de tarifas, la energía pasó a ser una cuestión sensible en los costos y la competitividad de las empresas.

El ahorro de energía se asocia generalmente a cambios tecnológicos, pero no siempre, ya que también puede promoverse mediante una mejor organización o de cambios en el comportamiento. En cualquier caso, estas medidas suponen un relevamiento y auditoría energética previa, el diseño de un plan de mejoras y, finalmente, su implementación.

En nuestro medio, el tema comienza entrar en la agenda del sector productivo. Este es el caso de la Cámara de Industriales Metalúrgicos y Componentes de Córdoba (Cimcc), que a principios de año puso en marcha un programa que brinda asesoramiento y acompañamiento para implementar planes que eficienticen el consumo de energía.

Existe también una incipiente oferta de servicios profesionales y consultoría en el rubro. Por ejemplo, la Cámara de la Industria Eléctrica de Córdoba tiene entre sus asociados a unas 20 firmas especializadas en este segmento. Ambas cámaras firmaron un convenio de colaboración para promover la implementaciones de mejoras en el sector metalúrgico.

En cuanto al financiamiento, las alternativas son diversas. Se destacan líneas de apoyo estatal que permiten solventar servicios de consultoría, diagnóstico y evaluación, así como asistencia para reemplazar e incorporar maquinaria y tecnología.

De acuerdo a un relevamiento de Cimcc, algunas de las opciones más convenientes son:

– Programa de acceso a la competitividad (PAC) del Ministerio de la Producción. Esta línea permite financiar asistencia técnica en competitividad, innovación de productos y procesos, ascenso en la escala tecnológica. Contempla aportes no reembolsables de hasta 400 mil pesos, para cubrir el 60% de las erogaciones.

En el caso de proyectos con impacto ambiental positivo, la asistencia alcanza al 80% del total.

– Programa Experto pyme. Cubre el 100% de los honorarios (hasta 900 mil pesos) de un especialista, para que brinde asesoramiento, diseñe un plan de mejoras y acompañe su implementación. El beneficiario debe elegir el profesional de una nómina elaborada por el programa.

– Programa Fonapyme del Ministerio de Energía y Minería. Permite poner en marcha proyectos de mejora, como cambio de
máquinas, iluminación o refrigeración que permitan el ahorro energético. Otorga hasta 3 millones de pesos, para cubrir el 70% del proyecto.  El 30% de la inversión restante se recupera con el ahorro energético.

El financiamiento tiene una tasa de interés del 9% anual, con un plazo de devolución a siete años (84 meses) con uno de gracia.

Tipos de proyectos: mejora objetiva de la eficiencia energética; eficiencia en sistemas térmicos (vapor, agua caliente, hornos y/o secadores); en sistemas de refrigeración; en sistemas motrices; iluminación; eficiencia en procesos productivos, entre otros.

Compartir:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *