Una apuesta a la generación limpia y eficiente

Radiografía del modelo de clústers de Bavaria, en el sudeste alemán. El impacto en la industria eléctrica, que aglutina 450 empresas con 105 mil trabajadores.

Baviera es una de las regiones con mayores niveles de desarrollo industrial de Alemania, la principal economía europea. Una de las fortalezas que explica el dinamismo bávaro es el modelo de articulación público privada basado en clústers.

Esta apuesta de la región del sudeste alemán data de 2006. En sólo nueve años logró abarcar a todos los sectores económicos, vinculando 6.000 empresas, de las cuales el 65% son pymes. Este modeló incrementó la productividad de las empresas, mediante la investigación aplicada y el acceso a nuevas oportunidades de negocios.

De la mano de la organización en clústers, las pymes se convirtieron en el motor de la economía regional y se desarrolló una industria de alta tecnología basada en el conocimiento y la innovación.

Los clústers abarcan los 19 sectores productivos más fuertes de la región, entre los que se cuenta el sector energético, que nuclea 450 empresas, con unos 105 mil trabajadores.

Este esquema impulsó el networking en generación energética limpia y eficiente. En producción de generadores, transformadores, paneles de mando y motores eléctricos, la región bávara es un centro especializado y de conocimiento a nivel internacional.

El foco de trabajo, además, está puesto en las centrales de generación eléctrica (eficiencia y reducción de emisiones), plantas fotovoltaicas (aumento del grado de impacto y reducción de costos), la eficiencia energética en la producción (optimización energética de procesos industriales), temáticas transversales (transmisión y distribución, así como almacenamiento).

Nota relacionada: Workshop en Córdoba

Un estudio de la experiencia bávara, identifica las ventajas de los encadenamientos productivos con participación activa del Estado, las empresas y los centros de investigación:

  • Los clústeres amplifican masivamente las posibilidades de contacto entre las empresas de distintos sectores productivos para innovar y crear nuevas realidades productivas.
  • Gracias al contacto más estrecho entre las empresas de su propio sector productivo, es posible de manera conjunta enfrentar los desafíos que trae el futuro y crear nuevas tecnologías sofisticadas.
  • Los equipos de trabajo de cada clúster se convierten naturalmente en expertos de relevancia nacional e internacional y son convocados por el gobierno para asesorarlos en temáticas tecnológicas.
  • Los clústeres son un vehículo para el comercio exterior, facilitando la internacionalización de las empresas y de la industria nacional a nivel internacional.
  • Además permiten que los resultados de proyectos de investigación puedan llegar al mercado de manera exitosa, gracias a su fortaleza comercial que le dan su amplia base empresarial.
  • Este esquema creó las condiciones propicias para aumentar la productividad de las empresas y de la formación de capital humano.
  • Al darle un perfil claro a la región bávara y de sus fortalezas productivas, los clústeres además han permitido el aumento de la inversión extranjera.

El Estado bávaro cumplió un rol de articulador y conductor de esta iniciativa. Para la puesta en marcha y el fomento de este trabajo destinó 65,6 millones de euros, entre 2006 y 2015.

Radiografía de clústeres bávaros

El éxito de la política de clústeres depende de una serie de factores facilitadores, como la cercanía geográfica que permite el contacto personal y la posibilidad de encuentros informales frecuentes. Las empresas son más innovadoras o productivas porque pueden tener un contacto directo y geográficamente cercano con todos los integrantes de la red (proveedores, centros de investigación y mano de obra calificada).

Otro factor facilitador y diferenciador es que cada clúster tiene su propio equipo de trabajo de dedicación exclusiva, que tiene latarea de fortalecer y ampliar la red de contactos de las empresas a entidades de investigación, instituciones de financiamiento, capitales ángeles y servicios relevantes para su desarrollo. Estos equipos son además catalizadores para que las pymes se conviertan rápidamente en productos comercialmente viables. Gracias a esto se fortalecen y crean puestos de trabajo en toda la región.

Cada clúster tiene un gerente con su equipo y portavoces, roles clave para éxito de cada clúster. El gerente es el encargado de la operación y los portavoces deben encargarse de las relaciones estratégicas del clúster en todas las esferas de la sociedad (en el sector privado, público y de la investigación). Estos últimos son personalidades reconocidas del ámbito económico o científico, aportan su conocimiento, su red de contactos y prestigio al trabajo del clúster.

¿Querés saber más? Descargá Clúster, estrategia regional para el desarrollo energético

Compartir:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *